Salud | viernes 04 de agosto de 2017 | 07:59hs
Más notas de Salud: |

Top 10 malos hábitos en la alimentación

Top 10 malos hábitos en la alimentación
Top 10 malos hábitos en la alimentación

Fanny Cardoze / Sports & Health

(Ciudad de Panamá-ANPanamá). El ritmo de vida acelerado, las comidas fuera de casa y los productos empacados, no permiten llevar una alimentación adecuada. La gran oferta y publicidad de alimentos facilitan cometer errores en los hábitos diarios.

ERRORES MÁS COMUNES EN LA ALIMENTACIÓN

1. Malinterpretar las recomendaciones

Muchas recomendaciones para una alimentación saludable son interpretadas de forma equivocada, por ejemplo: comer más productos integrales, no se refiere a aumentar la cantidad de pasta, arroz, cereales o galletas integrales. Lo mismo sucede con el aceite de oliva, no porque tenga una composición de mejor calidad significa que se puede consumir sin medidas.

2. Fijarse solo en conteo de calorías.

Es importante saber de dónde provienen esas calorías. Ejemplo: optar por un snack de 100 calorías de porción pequeñísima, que no satisface, y además, no provee nutrientes adicionales, no es buena opción.  Hay que tener un control y balance de las calorías ingeridas y las gastadas, pero debemos elegir los alimentos por sus propiedades nutricionales, y no por ser bajo en calorías.

3.  Comer tarde y cantidades abundantes: 

Poseemos un reloj biológico que ajusta los horarios de ingesta con el gasto energético.  En la noche nuestro cuerpo se ajusta al descanso y menor gasto energético, por lo que es ilógico comer abundante en horas tardías, el cuerpo se dispondrá para acumulación de depósitos de grasa. La cena debe ser ligera y de fácil digestión.

4. Omitir el desayuno:

Al comer de forma excesiva en las noches, no tendremos hambre en las mañanas, y nos mantenemos en modo de ahorro energético, ya que al no recibir nutrientes en la mañana, nuestro reloj interno se desajusta; los ciclos de hambre y saciedad se distorsionan.  Durante el desayuno es importante consumir: agua, infusiones o fruta fresca (evitar jugos llenos de azúcar) una proteína magra como: huevo o queso fresco, y algún carbohidrato de absorción lenta como avena (preferiblemente integral).

5. Comer sin control:

Meriendas programadas y distribuidas equilibradamente durante el día y según su contenido de azúcares, grasas y proteínas, definitivamente ayudará a mantener estable los niveles de azúcar en sangre. Picar sin control, cualquier alimento en horario irregular utilizando alimentos de bajo valor nutricional desequilibra nuestro reloj interno. El proceso de cómo trabaja nuestro sistema digestivo se afecta. Es común caer en  ésta práctica, sobre todo cuando se tiene la costumbre de comer por aburrimiento.

6. Pocas frutas y vegetales:  

Ocurre por la excusa de que las frutas y vegetales son costosas. Es un tema de planificación y selección que se ajusten a nuestro presupuesto, es cuestión de hábitos y prioridades. Debemos hacer los cambios de forma progresiva, incluir fruta en el desayuno o merienda, programar una ensalada en nuestras comidas.

7. No tomar suficiente agua:

Ocurre comúnmente a quienes trabajan en lugares con aire acondicionado. La principal excusa para ello es no sentir sed y evitar ir a orinar.  La sed es un estímulo que se percibe al tener un grado de deshidratación leve, por lo que no debemos esperar a sentir sed, para tomar agua. En cuanto a orinar de forma constante eso ocurre al momento de adaptación los primeros días que estamos consumiendo más agua de lo habitual, conforme pase el tiempo y tomemos agua constante, nos iremos adaptado.

8. Abusar de  productos light

Un producto light contiene 30% menos de calorías que el producto de referencia.  Habrá una reducción energética, siempre que mantengamos el consumo en porciones iguales. Cabe señalar que cuando a estos productos se les reduce la cantidad azúcar, se le añade más grasa y viceversa, para compensar las características y sabor del original.  Los alimentos “light” en su mayoría, contienen aditivos como: azúcares artificiales, sustitutos de grasas, preservativos o colorantes, cuyo consumo indiscriminado afecta la forma de funcionar de nuestro cuerpo.

9.  Eliminar del todo los carbohidratos

Los carbohidratos, son importantes en una alimentación equilibrada. Debemos considerar el tipo carbohidrato, cantidad a consumir y momento en que se consumirán. Debemos tener en cuenta que no es igual consumir 15 g. de azúcar de una fruta, que 15 de azúcar de un cereal azucarado o 1 vaso de jugo industrializado. Cada tipo de carbohidrato tiene su velocidad de absorción, el cuerpo no procesa de la misma forma un yogurt con frutas en el desayuno que en una cena.

10.  Excederse en las cantidades de proteínas:

Las proteínas nos aportan saciedad y son nutrientes importantes para la construcción y reparación de masa muscular.  Consumirlos en exceso ocasiona cantidades elevadas de grasas, sodio, colesterol y ácido úrico. El exceso de proteínas contribuye a la ganancia de peso y acumulación de depósitos de grasa. Todos los nutrientes en exceso son perjudiciales, debemos tener un equilibrio.

Asesórate con un nutricionista que te ayude a elegir las mejores opciones y a diseñar un plan de alimentación calculado de acuerdo a tus necesidades.

Información de Sports & Health